Bienvenid@s

Estoy convencido de que la unión hace la fuerza, como los granos de una uva dan la mejor cosecha de vino. Por eso brindo este espacio para que podamos echar en el mismo lagar todos nuestro mejores granos y asi ir construyendo una parroquia y pueblo mejor.

viernes, 25 de marzo de 2016

Viernes Santo


TU VIDA TIENE MÁS VALOR SI TE ENTREGAS (Viernes Santo)

Lo sabéis todos. Para nosotros que estuvimos con él, su muerte fue un mazazo. ¡Cuánto nos costó reponernos! ¡Cuantísimo trabajo nos llevó verle sentido a aquello de lo que, el principio, no queríamos ni siquiera hablar. Pero hubo que hacerlo.
   Vosotros nunca habéis visto crucificados. Mejor, ojalá no los veáis nunca. Nosotros los veíamos con cierta frecuencia. Era espantoso el suplicio. Era tan espantosa la desolación de sus familiares y cercanos. Quedaban marcados para siempre. “Casa del crucificado” era la peor ofensa que se podía decir de una familia.
   Por eso, cuando, de lejos, lo vimos en el madero, nos quedamos helados y no sabíamos qué hacer. Fuimos cobardes. Nos escondimos en nuestras madrigueras, solos con nuestro desconcierto. No sabíamos cómo salir de aquel pozo.
   Nos ayudaron muchísimo las mujeres. En aquella época, ellas contaban poco, aunque tenían nuestro aprecio. Fueron ellas las que entre lágrimas comenzaron a decir que lo de Jesús no podía terminar de aquella mala manera. Decían: su entrega no muere, su generosidad sigue con nosotros, su amor aún late, su presencia no se ha apagado.
   Nos reuníamos por la noche, a la luz de una vela. Y, entre silencios, las mujeres nos hablaban de la hermosura de la entrega de Jesús, no solamente de la dureza de su muerte. Nos decían que Jesús no quiso morir en cruz; que eso se lo encontró porque proponía un estilo de vida nuevo, de más humanidad, de más calor en los corazones, de más justicia. Ese fue su gran valor. Lo hermoso de Jesús no es su muerte, decían, sino el camino de entrega que tuvo como final una muerte violenta.
   Por eso las mujeres nos decían: si queréis recordarle de verdad, no lo recordéis sobre todo crucificado, sino totalmente entregado
   Hoy, vosotros, los jóvenes, vais a celebrar su muerte leyendo el relato del Evangelio de san Juan. Leedlo desde la hermosura de su entrega, no desde el desastre de su muerte violenta. Pensad que se narra ahí el triste final de un corazón entregado, la belleza de una fidelidad que no se detiene ante nada.
   Cuando veneréis la cruz de Jesús, pensad que estáis besando no a un muerto en cruz, sino, sobre todo, a uno que ha vivido la entrega del corazón con toda seriedad, a uno que ha acompañado con fidelidad inquebrantable, a uno que jamás ha rechazo a nadie, a uno que se dio sin guardarse para sí nada. Vacío de sí, para llenarnos a nosotros. Eso es lo que besas.
   Y en la paz hermosa de este Viernes Santo, piensa que cuando te entregas a fondo, cuando te entregas con amor, cuando no te pones por delante, estás andando el camino de Jesús. Posiblemente tu vida no acabará tan dramáticamente como la suya, pero la entrega tiene un precio, el precio del desdén, de quien te dice que estás en la luna, de quien hace de la indiferencia su bandera. Paga el precio, entrégate, y una paz honda, la de Jesús, vendrá a los pliegues de tu alma.

Para pensar:
  • ¿Cómo venerar más al entregado que al crucificado?
  • ¿En qué puedes entregarte tú mismo y hoy mismo?

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Dia de la Iglesia Diocesana

DÍA DE LA IGLESIA DIOCESANA

PISTAS PARA EL DIÁLOGO: " LAUDATO SI "

LAUDATO SÍ
 
SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA CÓMUN PARA EL PAPA FRANCISCO
 

<<¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo?>>
(nº 160)
 
¿QUÉ ES UNA ENCÍCLICA?
Es una carta importante del Papa en la que reflexiona sobre los problemas del mundo (paz, trabajo, desarrollo humano, justicia, esperanza, moral, la persona, el amor cristiano, medio ambiente...) a la luz del Evangelio y de la Tradición de la Iglesia (doctrina y costumbres) para ayudar a buscar el Reino de Dios.
 
El nombre de la encíclicas se toma de las dos primeras palabras en el idioma en que se han escrito, normalmente en latín. Lumen Fidei. ("La Luz de la Fe") publicada por Francisco y empezada por Benedicto XVI, Deus Caritas Est ("Dios es amor") de Benedicto XVI o Laborem Exercens ("Ejerciendo el trabajo") de Juan Pablo II.
 
La "LAUDATO SI, mi Signore" (alado seas, mi Señor) del papa Francisco, al igual que otras grandes encíclicas de contenido político o social, Rerum Novarum 8trabajo), Pacem in Terris (paz), está dirigida "a cada persona que habita este planeta" (nº3) y, además de afirmar la doctrina, llama al compromiso individual y de tipo político-social.
 
No deja indiferente a nadie. Lenguaje claro y directo para plantear que "la casa común... clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso". Nos remueve interiormente y nos sentimos interpelados en todo momento. Su repercusión ha sido y es muy grande. En los medios de comunicación abrió telediarios, fue portada en los periódicos y revistas, y a día de hoy sirve para muchos debates políticos y sociales.
 
PARTES DE LA ENCÍCLICA
 
Empieza con una INTRODUCCIÓN (nº 1-6) donde  afirma que la casa común que grita es "la hermana madre Tierra". Se apoya para la reflexión en sus antecesores y en numerosos científicos, filósofos, teólogos y otras iglesias y comunidades cristianas. Nos revela su principal fuente de inspiración: San Francisco de Asís.
 
Tiene tres partes bien diferenciadas que corresponden, como muy bien señala Leonardo Boff, al ver, juzgar y actuar-celebrar.
 
VER
 
CAPÍTULO 1º:"Lo que le está pasando a nuestra casa" (nº 17-61)
El Papa lo dedica a señalar los principales problemas:
* La contaminación y el cambio climático (nº20-22).
* La cuestión del agua (nº27-31).
* La pérdida de la biodiversidad (nº32-42).
* El deteriodo de la calidad de la vida humana y la degradación de la vida social (nº43-47).
* Denuncia la alta tasa de corrupción, que afecta a todos los ámbitos de la vida (nº48-52).
* Y señala la escasa e insuficiente reacción política, de los poderes económicos y de los ciudadanos (nº53-59).
-----------------------------------------------------
Para reflexionar y dialogar:
"... basta mirar la realidad con sinceridad para ver que hay un gran deterioro de nuestra casa común" (nª61).
Mira a tu entorno y señala algunos hechos concretos de ese deterioro.
 
COMÉNTALOS EN EL GRUPO.
 
"El ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos (...), el deterioro del ambiente y el de la sociedad afectan de un modo especial a los más débiles" (nº48)"... un verdadero planteamiento ecológico se convierte siempre en un planteamiento social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres" (nº49).
 
¿Qué nos quiere decir? ¿Es posible pretender construir un futuro mejor para todos, sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos?
 
JUZGAR
Los capítulos segundo, tercero y cuarto (nº62-162) apoyan "un diálogo intenso y productivo" entre la ciencia y la religión, pues aportan diferentes aproximaciones a la realidad.
 
CAPÍTULO 2º:"EL EVANGELIO DE LA CREACIÓN" (Nº62-100)
 
Es el más largo y teológico. Señala el aporte de la fe a la solución del problema (nº63-64), continuando con un recorrido por los textos bíblicos (nº65-75), donde se habla de creación en vez de naturaleza, "porque tiene que ver con el proyecto del amor de Dios" (nº76) y pertenece al "orden del amor" (nº77), pues Dios es el Señor amante de la vida (Sab. 11,26).
 
Posteriormente, se centra en el misterio del universo (nº76-83), donde se abre a una visión evolucionista del mismo sin usar esa palabra, en la función de cada criatura, en la armonía de lo creado (nº84-889, la comunión universal (nª89-929 y el destino común y universal de los bienes (nº3-95).
 
Y finaliza con un recorrido (nº96-1009 por el Evangelio para presentarnos la mirada Jesús. "El Señor podía invitar a otros a estar atentos a la belleza que hay en el mundo porque él mismo estaba en contacto permanentemente con la naturaleza y le prestaba una atención llena de cariño y asombro. Cuando recorría cada rincón de su tierra se detenía a contemplar la hermosura sembrada por su Padre, e invitaba a sus discípulos a reconocer en las cosas un mensaje divino" (nº97).
 
¿Qué descubres en el Evangelio de la Creación?
¿Te ayuda este Evangelio a construirte como ser social, libre, festivo, comprometido?
¿Desde este Evangelio reconoces tus límites en el trato a la naturaleza y a los demás?
 
 CAPÍTULO 3º:" RAÍZ HUMANA DE LA CRISIS ECOLÓGICA" (Nº101-136)
 
El Papa analiza la tecnología, señalando que tiene sus ventaja, pues ha traído "cosas realmente valiosas para mejorar la calidad de vida del ser humano" 8nº103), y sus desventajas, como la  suposición equivocada de la "disponibilidad infinita de los bienes del planeta2 (n.106) y el dominio sobre todos (nº108-109) o el hecho de "fragmentar los saberes y perder el sentido de la totalidad"(nº110). De igual forma, critica el antropocentrismo moderno (nº115-121) y el relativismo práctico de hoy (nº122-123) y apuesta por revalorizar el trabajo 8nº124-129) y la innovación biológica a partir de la investigación y de la ética (nº130-136).
 
CAPÍTULO 4º: "UNA ECOLOGÍA INTEGRAL"
 
Propone una "ecología integral, que incorpore las dimensiones humanas y sociales" (nº1379 que va más allá de la ecología ambiental. Esa ecología cubre todos los campos, el ambiental, el económico, el social, el cultural y también la vida cotidiana (nº138-1559. Nos pone de ejemplo a los pobres que testimonian también su forma de ecología humana y social (nº156-162).
 
 ACTUAR
 
Capítulo 5:"ALGUNAS LÍNEAS DE ORIENTACIÓN Y ACCIÓN" (nº163-201), Y 6º: "EDUCACIÓN Y ESPIRITUALIDAD ECOLÓGICA" (nº201-246).
 
Trata de los grandes temas de política internacional, nacional y local (nº164-181). Insiste en la relación de los social y lo educacional con lo ecológico. Confirma las dificultades que traen el predominio de la tecnocracia y la falta de diálogo y trasparencia, que dificultan los cambios que frenen la avaricia que lleva a la acumulación y el consumismo (nº182-188). La economía y la política deben servir al bien común y a crear condiciones para un desarrollo integral del ser humano (nº189-198). Reclama el diálogo entre la ciencia y la religión y afirma que todas las religiones "deben buscar el cuidado de la naturaleza y la defensa de los pobres" (nº201). Y anima a educar para una "ciudadanía ecológica (nº9119 y un nuevo estilo de vida, asentado sobre el cuidado, la compasión, la sobriedad compartida, la alianza entre la humanidad y el ambiente y la corresponsabilidad por todo lo que existe y vive y por nuestro destino común (nº203-208).
 
----------------------
DIÁLOGAD:
¿Cómo hacemos posible esta ciudadanía ecológica'
¿Qué estamos realizando ya y a qué nos podemos comprometer? PROPONTE COSAS CONCRETAS
----------------------

 
Finalmente, el momento de CELEBRAR. La celebración se realiza en un contexto de "conversión ecológica", que implica una 2espiritualidad ecológica". Esta se deriva no tanto de las doctrinas teológicas sino de las motivaciones de la fe para cuidar de la casa común y "alimentar una pasión por el cuidado del mundo"(nº216). Lo menos es más y se puede ser feliz con poco (nº210).
 
Francisco ha establecido que el 1 de septiembre se celebre la Jornada Mundial de Oración por el  Cuidado de la Creación. Esta Jornada ya la celebran los cristianos ortodoxos, y los católicos debemos recordar cómo cuidar el Planeta y pedir perdón a Dios por el mal que le estamos ocasionando. Reservemos ese día para ello.
 
10 CONSEJOS CONCRETOS:
 
"Una ecología integral también está hecha de simples gestos cotidianos: una palabra amable, una sonrisa, cualquier pequeño gesto que siembre paz y amistad" 8nº230).
1. Calefacción. nos aconsejó abrigarse más y evitar prenderla.
2. Evitar el uso de material plástico y de papel.
3. Reducir el consumo de agua y utilizar productos no dañinos al medio ambiente.
4. Separar los residuos. Crear un mercado de intercambios.
5. Cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer.
6. Tratar con cuidado a los demás seres vivos.
7. Utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas.
8. Plantar árboles. Crear un pequeño jardín o tener macetas en el balcón.
9. Apagar las luces innecesarias. Puedes hacer una auditoria energética, con medidas de ahorro.
10. Dar gracias a Dios antes y después de las comidas.
 
CARTA ENCÍCLICALAUDATO SI’DEL SANTO PADREFRANCISCOSOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN
 
(Agradecemos este trabajo  al Movimiento Rural Cristiano)

martes, 21 de abril de 2015

lunes, 20 de abril de 2015

en memoria de los naufragos del mediterraneo.


 

EN MEMORIA DE LOS MILES DE LOS NAUFRAGOS EN EL MEDITERRANEO.


“Están llegando en estas horas noticias relativas a una nueva tragedia en las aguas del Mediterráneo. Una embarcación cargada de migrantes naufragó anoche a unas 60 millas de la costa líbica y se teme que haya centenares de víctimas. Expreso mi más sentido dolor ante tal tragedia y aseguro para los desaparecidos y sus familias mi recuerdo en la oración. Dirijo un apremiante llamado para que la comunidad internacional actúe con decisión y rapidez para evitar que similares tragedias se repitan”, aseguró. “Son hombres y mujeres como nosotros, hermanos nuestro que buscan una vida mejor, hambrientos, perseguidos, heridos, explotados, víctimas de guerras, buscan una vida mejor… Buscaban la felicidad… Les invito a rezar en silencio antes y después todos juntos por estos hermanos y hermanas. Ave María…”. Papa Francisco

martes, 7 de abril de 2015

Encuentros y reconocimientos con el Resucitado


Yo, Lucas, como digo al principio de mi Evangelio, quise indagar, muchos años después de su muerte, sobre la persona de Jesús y la de sus seguidores. Por eso escribí un Evangelio. Lo más difícil fue escribir sobre lo de después de su muerte. Tuve que utilizar los moldes culturales de la época. Y pinté la resurrección al modo de la época. Pero, en realidad, la cosa fue más sencilla, más humana, más cotidiana, más honda.
            Aquellos de Emaús habían dado cobijo a un transeúnte. Y éste "repartió el pan" al modo de Jesús, empezando por los últimos de la mesa. Como lo hacía Jesús. Estaban hablando en Jerusalén, a su vuelta, con sus seguidores que mientras hubiera alguien que repartiera el pan comenzando por los últimos, él estaría vivo. De eso hablaban.
            Pero ni aun así desaparecía el espanto que había dibujado en el alma y en el rostro de los seguidores por el hachazo de la muerte violenta de Jesús, de su crucifixión. "Asustados y despavoridos". Así seguían. Para ahuyentar el fantasma del miedo empezaron ha hablar de la "carne y los huesos" de Jesús, de su amable persona, de su sonrisa, de su fortaleza, de sus abrazos, del brillo de sus ojos. Querían ahuyentar el fantasma de su muerte violenta.
            Pero alguien se atrevió y dijo: -No, hablemos también de "las manos y los pies", hablemos claramente de su muerte injusta, de su terrible exclusión de la sociedad y de la vida. Al principio solo eran lágrimas y silencio. Pero luego fueron brotando las palabras y por las rendijas del alma asomaron el asombro y la alegría. ¿Cómo pudo amar tanto? ¿Cómo pudo darse hasta ese extremo? ¿Cómo pudo poner por delante nuestro bien al suyo? Lo mejor era que estas preguntas no tenían respuesta. O sí había respuesta: amor, esa era la respuesta única.
            Y luego recordaron las comidas con él, comidas de pobreza, de "pescado asado", comida de pescadores, pero comidas de alegría, de encuentro, de complicidad, de descanso. ¿Podría haberse perdido todo aquello? No, de alguna manera, él seguía comiendo cuando se reunían, cuando lo recordaban. Él también, vivo y resucitado, comía el "pescado asado" cuando ellos lo comían recordándole. Estaba "delante de ellos" cuando se sentaban a comer.
            Entonces "se les abría el entendimiento" y comprendían lo que habían dicho las Escrituras de aquel pobre que salva por su entrega, por tu total amor. Venían a su mente los cantos del Siervo pobre que soñara Isaías. Y se decían: él era el siervo pobre que abraza al mundo por su amor entregado. Y todo se iluminaba. Y los hielos del alma se derretían. Y se hacía verdad aquello que poco después de la muerte de Jesús dijera Pablo de Tarso: la muerte había sido vencida.
            No lo dudaban: estaba vivo y con ellos. La tristeza se derretía como la nieve bajo el sol de abril. Una "fuerza de lo alto" se instalaba en el fondo de sus vidas. Los temores se alejaban como las sombras al amanecer.